4/09/2015

LIBROS CLÁSICOS

Resultado de imagen de leer

  Llegamos en este mes de abril a la última etapa de nuestro viaje lector, una etapa que vamos a dedicar a descubrir libros clásicos. Y me diréis, ¿Qué es exactamente un libro clásico?¿Cómo reconocerlos? o ¿Por qué leer a los clásicos?

Para aclarar estos interrogantes iniciales os voy a ofrecer varios ejemplos. La obra Romeo y Julieta de William Shakespeare es una obra clásica. ¿Por qué? Pues porque es una obra que interesa en todas las épocas;  ha tenido múltiples versiones en libro y distintas adaptaciones al cine, incluso en versiones de dibujos animados; su contenido ha inspirado la creación de otras obras literarias y es un libro que nos fascina y del que siempre aprendemos algo. ¿Por qué es un libro que no pasa de moda? Porque la historia de dos enamorados jóvenes unidos por un hado adverso nos engancha desde el principio, nos sobrecoge la lucha del odio frente al amor, el deseo y la valentía de los enamorados y finalmente, la inexorabilidad del destino trágico. Mirad la capacidad que tiene la obra clásica de reinventarse y adaptarse  a distintos formatos y estilos:

Resultado de imagen de libro de romeo y julietaResultado de imagen de libro de romeo y julieta


  Adaptación de la obra en el musical West Side Story:


  Romeo+ Julieta, versión cinematográfica de 1996.


Romeo y Julieta, adaptación cinematográfica de 2013:


La conocida obra de Shakespeare ha sido llevada también al mundo de la animación con películas como Fofita (la historia de Romeo y Julieta con focas de dibujos animados) y otra versión de animación más conocida Gnomeo y Julieta cuyos protagonistas son enanitos del jardín:


                                     


De la misma forma, el tándem don Quijote y Sancho Panza, personajes inmortales de nuestra literatura, despiertan nuestros ideales y deseos de justicia en un mundo injusto. El caballero de la Triste Figura es digno de compasión pero también de respeto y admiración, por su valentía y por sus nobles ideales. La obra de Don Quijote de la Mancha es una novela traducida a muchísimos idiomas, con fama internacional, objeto de estudios y de continuas ediciones. Es, sin duda, una obra clásica.

  Para comprender lo que es un libro clásico, el escritor Italo Calvino nos ofreció hasta catorce razones para leer estos libros. Os presento, a continuación, algunas de sus reflexiones:

  . Se llama clásicos a los libros que constituyen una riqueza para quien los ha leído y amado, pero que constituyen una riqueza no menor para quien se reserva la suerte de leerlos por primera vez en las mejores condiciones para saborearlos.

   . Los clásicos son libros que ejercen una influencia particular ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya sea cuando se esconden en los pliegues de la memoria mimetizándose con el inconsciente colectivo o individual.

.Toda relectura de un clásico es una lectura de descubrimiento como la primera.

  . Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir.

. Un clásico es una obra que suscita un incesante polvillo de discursos críticos, pero que la obra se sacude continuamente de encima.

. Los clásicos son libros que cuanto más cree uno conocerlos de oídas, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad.

. Tu clásico es aquel que no puede serte indiferente y que te sirve para definirte a ti mismo en relación y quizás en contraste con él.

. Es clásico lo que persiste como ruido de fondo incluso allí donde la actualidad más incompatible se impone.

   Otros autores como Saint-Beuve piensan que un clásico, además de un texto que debe enriquecer el espíritu humano, debe ser sensato, bello y sano y ser fácilmente contemporáneo a todas las épocas. Gadamer distingue entre la validez permanente e imperecedera de lo clásico y su función como mediador histórico, como engarce entre épocas.

   Los libros clásicos son, en definitiva, aquellos que resisten al paso del tiempo porque su mensaje “cala” en todas las épocas y porque contienen valores, ideas, sentimientos que nunca pasan, que siempre interesan o apasionan; libros con capacidad proteica que continúan adaptándose una y otra vez en distintas versiones y formatos; libros que conservan un mensaje siempre actual, del que nunca nos cansamos.

  Son clásicos aquellos libros de los que todos podemos decir algo porque nos suenan sus personajes, sus argumentos, sus inicios o finales.  Todos podríamos decir algo de don Quijote, de la Celestina, de los tres mosqueteros o de Sherlock Holmes, por poner algunos ejemplos.

Resultado de imagen de libro de don quijote dela mancha   Resultado de imagen de los tres mosqueteros LIBRO 
  
Los clásicos siempre están ahí, superan las modas, los best-sellers y se siguen reeditando año tras año. Son obras tan ricas que continuamente se están comentando, estudiando y sirven de referencia para distintas generaciones, siendo fuentes de inspiración y de imitación para las nuevas obras.

Desgraciadamente, nuestros hijos a veces tienen la percepción de que un clásico es un libro gordo, aburrido, con un lenguaje raro y con ideas desfasadas. Nada más lejos de la realidad.
 Sucede también que cuando en el instituto les proponemos la lectura de un clásico, los alumnos tienden  a buscar en internet resúmenes e información sobre la obra porque tienen miedo de enfrentarse ellos solos a una obra así.  Pero hay que desterrar este miedo haciendo una lectura sin mediadores, estando sólo nosotros y el libro clásico. Que los demás no te cuenten lo que debes pensar sobre tal o cual libro sino que seas tú el que mantengas ese diálogo personal y único con el libro que estás leyendo. Con  las nuevas tecnologías estamos perdiendo la capacidad de reflexionar nosotros mismos porque la opinión de los críticos sobre un libro puede no ser la nuestra y lo más interesante de la lectura es la lectura misma y no el resumen final de la obra.

Resultado de imagen de EL PLACER DE LA LECTURA
Por eso, desde aquí animo a profesores, padres, madres y educadores a transmitir a las generaciones jóvenes el amor a los libros clásicos. En una sociedad mediática como la nuestra, se prefiere el ocio fácil y se descarta la lectura reflexiva de los clásicos, una auténtica lástima porque el mensaje del libro clásico es más profunda que cualquier mensaje audiovisual. Hemos perdido el placer de saborear la buena literatura para sustituirla por el libro de consumo, ávidos de argumentos comemos rápidamente los platos literarios sin saborear su contenido ni su forma estética. El Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, explica perfectamente lo que os estoy comentado:

“Las ficciones de las pantallas son intensas por su inmediatez y efímeras por sus resultados; nos apresan y nos excarcelan casi de inmediato; de las literarias, somos prisioneros de por vida. Decir que los libros de aquellos autores entretienen, sería injuriarlos, porque, aunque es imposible no leerlos en estado de trance, lo importante de las buenas lecturas es siempre posterior a la lectura, un efecto que deflagra en la memoria y en el tiempo. Está ocurriendo todavía en mí, porque, sin ellas, para bien o para mal, no sería como soy, ni creería en lo que creo, ni tendría las dudas y las certezas que me hacen vivir. Esos libros me cambiaron, me modelaron, me hicieron. Y aún me siguen cambiando y haciendo, incesantemente, al ritmo de una vida con la que voy cotejándolos”.

Estos son los libros clásicos, los que nos dejaron una huella imborrable, los libros que no se olvidan cuyas enseñanzas y sentimientos permanecen siempre en nosotros. Con esto no quiero decir que toda la literatura actual sea mediocre, claro que no. Hay de todo: libros de moda, otros regulares y libros excelentes. Como siempre, creo que el acierto está en el equilibrio: conciliar la literatura actual con la lectura de clásicos puede ser una práctica muy positiva y reivindicar que los clásicos siguen vivos fomentando su lectura en nuestro hogar.

Pero, ¿Cómo fomentar la lectura de libros clásicos?

Resultado de imagen de ARBOL DE LIBROS

 Los PROFESORES podemos sembrar el gusto por lo clásico desde las aulas de distintas maneras:

    1.  Con nuestro ejemplo, mostrando entusiasmo y devoción por los clásicos y manifestándolo en clase.

       2. Relacionando historias clásicas con la actualidad de los chicos.

       3.  Realizando lecturas colectivas de textos clásicos.

       4.  Con dramatizaciones de textos.

    5. Promoviendo actividades lúdicas relacionadas con los clásicos (visitas al teatro, películas, gymkanas, concursos literarios…)

  Los PADRES Y EDUCADORES son el pilar fundamental para que las futuras generaciones aprecien y disfruten de los clásicos. Algunas recomendaciones para fomentar este tipo de lectura son:

     1.  Cultivar el amor de los clásicos desde edades tempranas con la lectura de libros adaptados a la edad de los niños y adolescentes (hay adaptaciones ilustradas infantiles y juveniles muy atractivas para nuestros hijos).

     2. Visitar librerías y bibliotecas para descubrir libros clásicos a nuestros hijos.

     3.  Leer obras clásicas de las que se han hecho películas (podemos leer primero el  libro y luego ver la adaptación cinematográfica, comparar obras, ver cual nos ha gustado más…).

     4.  Asistir a jornadas de teatro clásico en las que podemos disfrutar en vivo de textos clásicos griegos, latinos, del Siglo de Oro.  Segóbriga, Mérida, Almagro cuentan con importantes festivales de teatro clásico. 

     5. Dejar en nuestra casa los clásicos cerca de nuestros hijos, no colocaditos en la estantería sino por ahí en alguna habitación para que ellos sientan interés ( ¿Y de qué va este libro?).  Despertar el interés de los adolescentes por la lectura de los clásicos es el primer paso para que se animen a leerlos. Además,  si en principio el libro clásico en “estado puro” les asusta un poco, se puede optar por adaptaciones de la obra, no pasa nada. Lo importante es que se vayan familiarizando con ellos.

 Y para fomentar este gusto literario os invitamos a poner libros clásicos en vuestra vida aprovechando nuestro viaje por la literatura. Para ello os vamos a ofrecer algunas RECOMENDACIONES LECTORAS.

 Para los alumnos hay una página muy chula “Proyecto Andersen” en la que aparecen libros clásicos en formato digital.
      Puedes entrar en esta página pinchando Libros juveniles on line. Si te metes en biblioteca, puedes ver la página de arriba. Sólo tienes que clickear el libro que te guste para comenzar la lectura.


   O bien puedes optar por ir a la biblioteca del instituto o visitar alguna librería para conseguir un libro clásico. Son muchos los libros clásicos que os puedo proponer, libros como La Celestina, El Lazarillo de Tormes, obras de Shakespeare, don Quijote de la Mancha, novelas de aventuras clásicas como La vuelta al mundo en ochenta días, Viaje al Centro de la Tierra, El libro de la Selva, Las minas del rey Salomón, las aventuras de Tom Sawyer, Los viajes de Gulliver, Frankenstein…  Estos libros podéis leerlos en su versión original o podéis elegir una versión adaptada, como vosotros queráis.
Os propongo ahora a todos varias listas de libros clásicos que os pueden ayudar a elegir vuestro libro:


  Y para los mayores, os recomiendo la lectura de los clásicos en ediciones como Castalia, Cátedra o Gredos. Son ediciones críticas que nos ofrecen el texto original con buenas introducciones y notas a pie de página que nos ayudarán a entender mejor el libro. Podéis acceder a las páginas de esta editoriales pinchando en  Libros de la editorial CastaliaLibros de cátedra,  Biblioteca clásica Gredos... En estas páginas encontraréis libros de siempre que os pueden interesar.


Bueno, disfrutad de esta última etapa del Pasaporte Lector. Aprovecho esta entrada para informaros de que nuestro recorrido viajero está llegando a su fin y que a finales de mayo realizaremos una reunión en el instituto a la que estáis invitados todos los que habéis participado en esta actividad. En este acto nos conoceremos,  intercambiaremos opiniones, os entregaremos un diploma lector, premiaremos a la ganadora del concurso literario de San Valentín y sortearemos un premio entre los participantes que hayan sellado todas las etapas de su Pasaporte Lector. Además os invitaremos a café y a pastas, así que no podéis faltar. Próximamente os enviaremos la invitación para asistir a este evento, no os preocupéis. 

  Finalmente, sólo me queda nuevamente agradecer vuestra participación en la actividad del Pasaporte Lector, proyecto que hemos llevado a cabo durante todo el curso con mucha ilusión movidos por el deseo de fomentar la lectura en los hogares, descubriendo nuevos libros y mostrando que la lectura es una forma excelente de dedicar nuestro tiempo libre.

¡Nos vemos en el acto final de curso!

Os esperamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;